Noticias Tarjetas de crédito prepago

Ventajas de las tarjeta prepago – no dejes pasar

Las tarjetas monedero recargable, o las tarjetas de débito prepago o de crédito prepago… hemos encontrado todo tipo de nomenclatura – son una alternativa a bajo coste para las cuentas y cheque convencionales, y un medio comprobado de economizar dinero cada año, en un sector bancario inflado, y evitar las comisiones de emisión y depósito de cheques. Las tarjetas monedero funcionan de hecho como una cuenta en banco, pero sin incurrir en los gastos y procedimientos habituales indefectiblemente involucrados en las operaciones bancarias. Las tarjetas de crédito prepago pueden de hecho ser usadas en cualquier parte donde se lea “Visa o MasterCard”.

Entre las ventajas de estos monederos electrónicos está que uno ya pude desde ya prescindir de una cuenta en banco.

Muchos lamentablemente no son eligibles para las cuenta en banco y les falta acceso la los servicios más básicos de un banco. A veces debido a su lugar de residencia, a veces por problemas de créditos, de falta de ingresos o por cualquier otra razón, la falta de posibilidad de usar los servicios bancarios es lo que se llama hoy en día, pasmen, los subancarizados o precariedad bancaria… Situación permanente o temporaria, puede hacerse repesada pues uno ya no puede pagar, transferir dinero, a veces siquiera su nómina.

Si esto es tu caso, entonces las tarjetas de crédito prepago son tu solución. De sencilla obtención, sin condiciones salariales o de ganancias, siquiera dependen de un contrato de trabajo.

La recargas, y te funciona como un banco, ofreciéndote todos los servicios de un banco, con una diferencia, no te da créditos. Te ofrece los servicios de un banco, como la posibilidad de recibir depósitos y transferencias, pagar cuentas, transferir dinero, etc. con el importe que le deposites.

Además, en un mundo en lo cual nos roban cada vez a menudo, y cuando nos creíamos seguros inventan nuevos medios de estafarnos – mejor desvincular sus datos bancarios de las grandes redes, de los sistemas electrónicos que hacen del mundo una isla económica, en la cual un joven hacker con espinas en la cara de cualquier parte del mundo puede apropiarse de los datos de las cuentas bancarias de los demás y sustraerle su dinero. Conviene siempre, antes de publicar sus datos bancarios ponerles un filtro en el medio.

En el caso en lo cual no uses de manera regular tu tarjeta de crédito convencional y no estés todo el tiempo verificando las operaciones que se han hecho y sobretodo, que te falte la paciencia para controlar todo como el tío rico, mejor contar con una tarjeta de crédito prepago, cargarla cuando haga falta y comprar con ella unicamente. Así te mantendrás lejos de los jóvenes hackers y su acné, y no tendrás que vivir contando los centavos como el tío rico.

Además, tales tartas monedero permiten que uno controle mejor sus ingresos y sus gastos. Si te cuesta, a ti o a tu señora, (o a tus hijos) respectar y limitarse a tus presupuestos, sepa que la tarjeta de crédito prepago es una excelente manera de controlar tu dinero. Contrariamente a los demás métodos de pago que solo sueñan en verte superar tus límites para ofrecerte créditos con intereses abusivos, tus hijos, tu señora o tu mismo ya no podrán pasar de los límites del importe que pusiste en la tarjeta prepago. Podrás incluso programar tu cuenta de monedero electrónico para pagar tus cuentas mensuales, separadamente de tus gastos clásicos para mejor controlar tus finanzas.

Más a más, es simple y fácil depositarles dinero en efectivo. Si depositar dinero en tu cuenta significa desplazarse hacia una agencia, combinar con sus horas de apertura y hacer cola (salvo en coso de los cajeros automáticos que aceptan depósitos en efectivo, en los cuales no sé por qué, nunca he confiado, tengo la impresión que estas maquinetas de los infiernos terminarán tragando mis billetes), con una tarjeta de crédito prepago un puede comprarse cupones en cualquier estanco, tienda, gasolinera o kiosko y con un número tu tarjeta se recarga.

Fíjate que algunas tarjetas de alta gama proponen incluso la posibilidad de transferir dinero hacia tu tarjeta, como en una cuenta bancaria tradicional, o aún de transferir el dinero entre dos tarjetas.

Sin embargo los adolescentes necesitan aprender la responsabilidad financiera tan temprano cuanto se pueda. Y conviene hacerlo lo cuanto antes, pues en el mundo de hoy pronto saldrán a estudiar y trabajar, mejor que sepan manejarse con el dinero para que sean tragados por el mundo.

Una tarjeta monedero es el mejor instrumento para prestarles dinero o pagarles la mesada, siendo que no podrán gastar más de lo que elegiste depositarles y podrán usarla como se una cuenta bancaria.

Para proyectos escolares podrán incluso recibir depósitos de estímulo y apoyo a proyectos, coletas y dinero del club de amigos, y luego gastarlo o administrarlo según la orientación de los maestros. Tendrán más grande libertad con herramientas financieras adultas sin los riesgos que involucran, y sobretodo sin las exigencias que piden.

Padres deseosos de enseñar la responsabilidad a sus hijos, maestros en búsqueda de herramientas profesionales baratas y efectivas, madres que no quieren ver sus hijos perder sus monedas de su bolsillo ya tienen las tarjetas de crédito prepago como solución ideal y barata. Uniendo comodidad, flexibilidad, accesibilidad y herramientas profesionales dignas de cualquier tarjeta VIP, sin los peligros de una verdadera linea de crédito.

Las tarjetas suelen ser muy distintas las unas de las otras, y practican precios variados. Acá te proponemos un listado con todas las tarjetas, sus ventajas y inconvenientes.
 
 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 + 10 =