Noticias

Uso del cheque en España

Nuestro abuelito el cheque aún resiste en España.

El cheque está perdiendo velocidad bajo la presión de la cuenta bancaria, la cuenta Mobile First y otros medios de pago electrónicos modernos. Este título de valor en forma de papel fue inventado en el siglo 18 en Inglaterra por banqueros, apareciendo en Francia en 1865 y luego en España. Es menester constatar como resiste más  o menos bien, en esta era de los bancos online y de los pagos sin contacto en que disponemos en la punta de los dedos de prácticamente todos los servicios bancarios en nuestro teléfono móvil.

Si nuestro abuelito, el cheque sigue resistiendo en España, al fijarnos en los números de Europa en general, nos damos cuenta que se trata de una particularidad española.  El cheque no hace parte de los medios de pago previstos en el marco de la Zona única de pagos en Euros, el SEPA.  El cheque sigue siendo un producto de bajas comisiones, variando del 0,30% en Evo Banco, hasta 0,75% con Santander, grande ventaja en la época durante la cual los bancos tienen por hábito de facturar sus clientes con servicios muy bien comisionados. Mientras tanto, las Fintech, o al menos la mayoría de ellas no ofrecen talonario de cheques  a sus clientes.

El cheque sigue  vivo aunque la tarjeta bancaria sea la preferida.

Mismo si los consumidores  españoles desde el 2003  prefieren la tarjeta bancaria al cheque,  los españoles emiten todavía cerca de 1 cheque  sobre  cada 10 emitidos en la Unión Europea, o sea  el público español responde por el 10% de todos los cheques emitidos en Europa. los británicos por 17.3%  y los italianos por 6.4%. el importe de un cheque emitido en España órbita alrededor de 250€ en contraste  de 45€ para  pagos efectuados con tarjeta bancaria.

En 2009, la tarjeta bancaria ha devenido el medio de pago más generalizado en la Unión Europea. De esta manera en 2015  ya había cerca de  750 millones de tarjetas de crédito y débito en circulación,  o sea una tarjeta y medio por europeo según la BCE.  82 miles de millones de transacciones monetarias fueron registradas, de las cuales 40% realizadas con tarjetas de pago.

El cheque sufrió fuertemente de este entusiasmo europeo por el plástico, mismo si en numerosos países, como 14 para ser más preciso, el cheque siempre fue usado de manera marginal representando apenas un por ciento de las transacciones, como es el caso de Suecia o Alemania. Otra vez más España aparece como figura de excepción ya que representa a un 19% de las transacciones, aunque la tendencia al abandono del cheque es irreversible.

2.3 miles de millones de euros abonados en  cheque en 2016

Hoy en día  de cada 10  pagos,  4 son efectuados en España por intermedio de tarjetas VISA, MASTERCARD o AMERICAN EXPRESS.  Las campañas de comunicación del Banco de España y de los bancos comerciales vienen trayendo sus frutos. La utilización del cheque viene disminuyendo lentamente en España,  empero en una cadencia todavía inferior a la de los demás países de Europa excepto Francia. Así, en 2016 el cheque se ha retraído de 7% en volumen y de  3.5%  en  valor, y el año pasado los españoles han pagado 2.3 miles de millones de gastos con  cheques.

El uso del cheque viene bajando  en ritmo regular en España,  aunque menos rápido que en los demás países: Retrocediendo de 8% en volumen y de 3% en valor en 2015,  según los últimos números consolidados por el Banco de España en octubre 2016 ( los del año pasado serán publicados en julio).  No obstante, el cheque representa aún más o menos 11% de los pagos en volumen.  En valor absoluto, el importe acumulado se establece a 1173 miles de millones de euros, en contraste con los 472 miles de millones de euros para pagos hechos con tarjeta bancaria. un importe todavía dividido por 2 en 15 años y qué pesa solamente el  4.4% de los pagos sin efectivo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 − two =