Noticias Tarjetas de crédito prepago

Una tarjeta monedero no bancaria sin cuenta ¿cómo funciona?

Hace menos de 10 años que las tarjetas monedero desembarcaron en Europa, pero sigue siendo un producto poco conocido.

De un lado, prepago sigue siendo para nosotros sinónimo de telefonía móvil, tanto nos hemos acostumbrado a emplear este término en este sentido.

Por otro lado, uno cuesta a acostumbrarse a ala idea que sea posible encomendar por internet una tarjeta MasterCard o Visa, que hasta poco eran producto exclusivos de los bancos.

Bien, llegó el tiempo de aceptar la evolución de esta categoría de productos financieros, o mismo la revolución de la tarjeta monedero.

Producto de la crisis para unos, producto complementar para otros, la tarjeta monedero prepago tiene todo para seducir la gran mayoría de nosotros. práctica, discreta, y de fácil utilización, puesto que todos sabemos mas o menos como usar una tarjeta de crédito.

En internet se encuentran muchas empresas de reciente inauguración, las startups, tratando de vendernos nuevos medios de pago revolucionarios, pero para nosotros Visa y MasterCard han sabido reinventar sus propios productos.

Sin embargo, y sin cuenta bancaria, hoy en día cuando uno adquirió una Visa o una MasterCard prepago su dinero hace otro trayecto. Tomemos el ejemplo de la telefonía móvil:

  • Uno compra una tarjeta SIM prepago
  • Uno la recarga mediante depósito, tarjeta de crédito o compra de cupón
  • Uno llama mientras aún tenga créditos
  • tras determinado periodo uno debe identificarse
  • Uno no obstante, no abrió cuenta concretamente en ninguna empresa, sea Orange, Movistar o Vodafone…

Lo que pasa es que su línea de teléfono prepago es una subcuenta de su operadora. Cuando uno compró una línea prepago, la línea pertenece a Vodafone, pero le será atribuido al usuario para su SIM prepago.

Las tarjetas de crédito prepago, estas tarjetas monedero, funcionan con el mismo principio:

  • Uno compra una tarjeta de crédito prepago junto al expedidor/comercializador de la tarjeta
  • Uno carga su tarjeta monedero por depósito, tarjeta de crédito, o cupón
  • Uno puede usar el importe de recarga disponible en su tarjeta
  • Para cuantías que superen los 1000€ uno tendrá que identificarse
  • Uno nunca abre concretamente una cuenta en banco para operar tales tarjetas

La tarjeta monedero de crédito prepago es de hecho una subcuenta del expedidor/comercializador de la tarjeta

Así por ejemplo cuando uno ha adquirido una tarjeta de crédito prepago en VERITAS Mastercard que fue expedida por transact, el titular de la ‘línea’ es transact, que le atribuye una subcuenta a su cliente para su tarjeta de crédito prepago.

Para uso de cuantías que superen los 1000€ de recarga en su tarjeta de crédito prepago, cualquiera sea su expedidor/comercializador, uno tendrá que identificarse por una copia de su DNI y un comprobante de domicilio, en general de manera bastante sencilla ya que el envío de un correo electrónico con la copias basta – pese al hecho que a menudo nos han prometido anonimato.

Sin embargo tal cuenta no estará verdaderamente en nombre del titular, sino en lo de la compañía, uno suele preferir adquirir una tarjeta emitida fuera de los límites de nuestro país… Sabemos que España está cercada de países que ofrecen ventajas fiscales, desde Gibraltar, pasando por Irlanda, Luxemburgo, Chipre y los demás.

En tales casos, la primera y me parece, más pertinente pregunta que se suele hacer es en cuanto de la seguridad de nuestro dinero. ¿Qué riesgos están involucrados en caso de quiebra de la empresa?

En este punto las diferentes compañías suelen ser de verdad muy diferentes las unas de las otras. Uno por ofrecer funcionalidades muy distintas, pero también por que ni todas garantizan el dinero. Sobre este asunto escribimos un artículo sobre la tarjeta Moneybookers.

Nuestro primer consejo en este sentido es que, antes de invertir, el lector se informe sobre este punto específico tan fundamental. Final de cuentas, poner su dinero en una tarjeta monedero para protegerlo solo para descubrir que habrá desaparecido en un instante es lo último que nos faltaba.

Empiecen por averiguar nuestros comparativos, que llevan en cuenta tales criterios.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

6 + eight =