Noticias

Uberización de las finanza- tarjeta de prepago y cuenta no bancaria

El avenimiento de la empresa Uber es emblemática y derivase de un fenómeno que hecha sus raíces en mediados de los años 1980 con el primer experimento de gestión online de una cuenta bancaria, mediante el ancestral de internet versión francesa, el minitel, y su versión española, el Ibertext.

De hecho el amper Ibertext o el minitel se han convertido en objetos de dimensión hortera pero han sido una etapa importante en el largo camino que nos permite hoy en día disfrutar de la comodidad de la banca online,  las tarjetas de prepago y los monederos electrónicos.

De acuerdo con el gabinete de consejo McKinsey esta uberización de la finanza toca a todas las franjas de la población. Por ello, después de la llegada de las primeras bancas online en España bajo el impulso de BBVA que ha sido distinguida como la mejor app  bancaria del mundo en 2016 por la consultoría Forrester, y la llegada de los corredores online en principio de los años 2000. Sin embargo desde 2011 anduvimos asistiendo al uso creciente de los medios de pago electrónico incluyendo las tarjetas de prepago anónimas o no, como Transcash, Neocash, y las cuentas no bancarias como Nickel y Veritas. Por ello el banco particular es el próximo sector visado por los agentes de la finanza desmaterializada.

El banco particular por internet constituye un El dorado estimado a 65 miles de millones de dólares.

Hemos imaginado a menudo el banco particular, el Family Office  en un edificio discreto de diseño refinado donde se tratan las cuestiones de dinero y patrimonio entre gente de buenas familias en un salón apelmazado, disfrutando de tratamiento individualizado. Internet señala desde ya el final de una época que pasó y se quedará en los hitos de la historia.  Una época durante la cual el mercado era dominado por un puñado de establecimientos familiares históricos y otras filiales de bancos suizos.

De hecho, este servicio repasado por los agentes digitales experimentó un fuerte crecimiento en particular en España ya hace más de una década. El famoso gabinete de consejo McKinsey estima que el mercado se avecine de los 65 miles de millones de dólares, repartidos entre los 40 millones de clientes al rededor del mundo.

Este sector es prometedor, sin embargo todavía está en sus primeros pasos. El banco particular digital está aún en ciernes y probando la complementariedad de las diferentes herramientas tecnológicas, un poco más versátiles que las tarjetas de prepago. Nótese la agregación de los datos de los clientes, alertas por SMS en el móvil…. y considerando el patrimonio requerido de 100.000€  para un gestor de  fortuna clásico, y un ticket de 1 a 5 millones para las grandes fortunas, el encuentro físico sigue siendo parte integrante del paquete.

Así como en el universo de la finanza desmaterializada, la cantidad de agentes multiplícase en el ramo de las cuentas no bancarias, la banca directa, los monederos electrónicos, las tarjetas de prepago… en el caso de la gestión privada en internet, solo una decena de actores (ABN AMRO en los países bajos, mBank en Polonia, el corredor Charles Schwab en EEUU…) han respondido al reto desarrollando modelos capaces de llevar en cuenta las resistencias culturales o económicas.

Sin embargo, en este humilde blog, hemos establecido un listado de las cuentas no bancarias y tarjetas de prepago disponibles en España, según los servicios que ofrecen y sus respectivos costes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *