Noticias Seguridad para compras online - pago en efectivo

Tarjeta de crédito prepago – pago seguro en Internet

Todas las tarjetas de crédito de gama alta pueden ser usadas para comprar por Internet, aunque para compras en tiendas fuera de la Zona SEPA hace falta ser una tarjeta internacional, como la llaman, y algunas incluso solo permiten compras en negocios españoles.

Esto por una sencilla razón, es que los sitios Internet y las plataformas de pago por Internet las han elegido como medio de pago privilegiado y todos las aceptan.

Lamentablemente los números de trampas online viene aumentando proporcionalmente al número de ventas online. Si hace rato se robaba las tarjetas físicamente y se trataba de extraer de ellas lo máximo posible, hoy en día se han multiplicado igualmente los medios de identificar trámites fraudulentos y sospechosos. Además, ya existen varios mecanismos de bloqueo y limitación de uso, involucrando incluso la policía.

Esta es la razón por la cual los estafadores de hoy en día prefieren de lejos hacer pequeñas operaciones, de cifras modestas y realistas, como efectuar compras de 60€ en tiendas en las cuales todos compran, o sea que tienen a menudo tiendas físicas igualmente, rastreando y emulando los hábitos de compra de los consumidores online.

El estafado así no se da cuenta inmediatamente que fue estafado, y cuándo sí, lleva un montón hasta que identifique el trámite y alcance quejarse ante el emisor de su tarjeta. A menudo preferirá evitar la policía unicamente para ahorrarse el tiempo y el dolor de cabeza que representan las deposiciones y los procesos.

Lo que sí, estos trampistas y piratas efectúan cientos de estos microrobos diariamente dejando poquísimo lastro. Asimismo, sumase a esto el hecho que una tarjeta de crédito viene siempre vinculada a una cuenta bancaria, lo que significa que en caso de duda o litigio, le sacan primero el dinero, y después discuten su devolución. Este proceso como un todo, puede demorar de 1 a 6 meses.

No obstante, existe una solución para precaverse de todo esto, al menos hasta un determinado nivel.

La tarjeta de crédito prepago es sin embargo, el medio de pago más seguro que hay hoy en día para efectuarse pagos por Internet.

Una tarjeta de crédito prepago es de hecho una verdadera tarjeta, o sea, presenta todas las características y propriedades de una tarjeta de crédito convencional. Lo único, en caso de robo o litigio, tu cuenta en banco no estará comprometida.

Si las compras por Internet involucran un nivel de fraude y abuso de lo cual todos estamos más o menos conscientes, si un pirata puede apoderarse del número de la tarjeta de uno, que, por desubicado, tendrá su cuenta bancaria expuesta, una tarjeta de crédito prepago le cierra todas las puertas.

Estas tarjetas funcionarán como un intermediario, un filtro entre el negocio y el consumidor. Esta tarjeta contiene exactamente el importe necesario para la compra, y luego ya no puede ser usada. Este importe le será añadido por su dueño, en efectivo, por transferencia o depósito, o mismo… con una tarjeta de crédito convencional. Sus datos unicamente, léase los datos de la tarjeta prepago, constarán en el trámite electrónico, y luego estará vacía – hasta que su usuario decida recargarla y usarla nuevamente.

Esta es la razón por la cual tales tarjetas también son conocidas como monederos electrónicos, o tarjeta monedero, pues en este sentido funcionan como monederos segurizados.

Uno podrá efectuar sus compras online descansado – además, podrá usar tal tarjeta para la vida de todos los días, o sea en sus salidas, compras en tiendas, cines, y todo lo demás.

En todo caso, suelen ser tan baratas que conviene tenerlas siempre cuando compra online. Sin embargo, tales tarjetas permiten mantener anonimato completo durante las compras, y algunas ofrecen otros servicios y disposiciones, descuentos y ofertas.

Las tarjetas de crédito prepago son muy distintas las unas de las demás, consulta aquí:

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *