Noticias

Tarjeta de crédito prepago – final de la pesadilla del crédito

Gastar sin contar, dándote la impresión que tienes dinero en tu cuenta cuando, de hecho, estás tieso. ¿Ya no te cansaste de vivir de crédito, hombre?

Un crédito inmobiliario, ¡vale!, o un crédito para eventos felices, tales como casamientos o comuniones, o mismo el viaje con lo cual tanto soñaste – ¿pero por qué vivir de crédito chicos por las cosas simples de todos los días, por un sándwich y un refresco? ¿y por qué intentar tu suerte en el cajero automático otra vez más ver si logras sacar metálico del plástico?

Ya basta de vivir como esclavos de los organismos de crédito para todo… de deberles dinero y no saber cuanto. ¿Pero cómo renunciar a los servicios que nos proporcionan las mismas tarjetas estas, desde las compras por Internet hasta la posibilidad de cancelarlas cuando se extravíen?

Hoy, uno que vive solo de metálico estará a menudo limitado en relación a los demás, y a veces, suele no poder pagar puesto que ya hay lugares en los cuales pagar al contado está proscrito.

La verdad sea dicha, hoy en día ya han pensado en encuadrar hasta a los que tratan de huir al ciclo del rebasamiento de presupuesto y del crédito. Y no lo hicieron tan mal. Las tarjetas de crédito prepago es justamente esto, como una tarjeta de crédito o de débito, o sea, da acceso  todos los servicios ofertados por estas tarjetas, pero sin estar vinculadas a los sistemas de crédito, o a una cuenta en banco de la cual debitar.

Estas tarjetas de crédito prepago suelen adquirirse en estancos, kioskos o por Internet, según el tipo de servicio que uno necesita.

Lo que pasa es que uno suele gastar en caso como en una tarjeta de crédito convencional, pero con una diferencia: el crédito de una tarjeta de crédito prepago le habrá sido previamente abonado, y solo puedes gastar el importe que le pusiste, ya que no ofrece crédito. Con ella recibirás todos los servicios de cajeros automáticos o compras a distancia o mismo sin contacto.

Las tarjetas que se compran por Internet tienen una gran ventaja frente a estas que se  veden en los estancos, es que ofrecen a menudo números de cuentas bancarias, sin estar vinculadas a bancos, pudiendo uno operarlas como si fueran cuentas, o sea, recibir dinero y comisiones, depósitos y transferencias… sin vínculos bancarios. El dinero está puesto como en un monedero electrónico, de lo cual puedes sacar cuanto y como te convenga.

Las tarjetas de crédito prepago suelen ser muy distintas las unas de las demás. Conviene conocerlas antes de adquirirlas… y después, di adiós a los créditos y a los intereses…  
 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

seven − 2 =