Invertir dinero online con seguridad Noticias

Seguridad electrónica ¿dónde nos quedamos?

¿Dónde nos quedamos en cuanto a la seguridad en los medios de pago electrónico?

Cuando se trata de seguridad en los medios de pago electrónico, nos viene en mente la tarjeta bancaria, o aún las tarjetas de prepago recargables y las virtuales, las billeteras electrónicas, las mismas que los anglo-sazones llaman de E-wallets – billeteras electrónicas. Un hábito que ya viene tornándose parte de la vida de todos, el hecho de comprar en línea es una de las derivaciones del sincronismo entre la red y la tarjeta – la posibilidad de efectuar compras y pagos desde su oficina, de recargar su billetera a distancia o mismo recibir su salario en las tarjetas prepagadas… Si el surgimiento de los cajeros 24h fue un marco en la historia de la circulación de liquidez y proporcionó otra dimensión a la vida económica, uno hoy en día ya puede sin embargo, gastar dinero y llenar de vuelta su billetera sin siquiera dejar a su oficina.

De hecho, desde la llegada en el 2011 de las tarjetas de prepago, el éxito es la cita para estos nuevos agentes de la finanza desmaterializada. Es decir que en España, un poco atrasados en relación a los países anglo-sazones en general y los ingleses en particular, el mercado es dominado por Santander, BBVA, Spark o Veritas para las tarjetas de gama superior.

La tarjeta de prepago como solución bancaria complementar

Este nuevo tipo de consumo de bancos y servicios financieros han sido lanzados por actores husmeando un nuevo negocio gracias a un nicho de mercado despreciado por los agentes bancarios clásicos: los jóvenes, los insolventes, los de ingresos modestos así como extranjeros efectuando transferencias de fondos a sus familias en sus países de origen de manera regular.  Hoy en día el éxito de la tarjeta de prepago recargable involucra mucho más gente que solo estos pertenecientes a las categorías citadas. Cada vez más gente prefiere este medio de pago que permite anonimato y discreción en paralelo a sus cuentas bancarias y las tarjetas de crédito a las cuales están en general asociadas.

Combatir la fraude y proteger los pagos a distancia

A pesar de los buenos niveles de seguridad proporcionados por los medios de pago electrónico, a cada rato se escuchan casos de pirateo de tarjetas bancarias.  Sin ser agorero, conviene relativizar este fenómeno. Más aún cuando llevamos en cuenta la gigantesca cantidad de transacciones efectuadas diariamente en todas las redes de crédito, sean ellas Visa, Mastercard o las demás –  esto para no citar a los seguros involucrados y que lo más de las veces, los importes desviados de las tarjetas electrónicas en general siempre se reembolsa.

La ley del 2001 sobre seguridad cotidiana que cuida de la protección del consumidor eximiendo de responsabilidad el portador de la tarjeta de crédito, siempre que la estafa no resulte de la utilización física de la tarjeta. El titular tiene un plazo de 70 días a partir de la fecha de la operación fraudulenta para contestar por escrito trayendo los elementos que comprueban su buena fe (casos de falsificación, contraseñas sonsacadas, etc.) El banco en este caso tiene 30 días tras la contestación para reembolsar los importes.

Conclusión

En general la proporción de fraudes sobre tarjetas de crédito es muy bajo, algo como el 0,074% en el 2013 segundo el Observatorio de los medios de pago. Esta tasa, a pesar de un poco superior a su equivalente del 2012, ()0,0072%) involucra al menos para la mitad de los casos, transacciones hechas en el exterior.

El nivel de defraudación sobre pagos a distancia se situaba cerca de 0,262% en relación a los 0,252% del año anterior. El combate a la fraude en los medios de pago electrónico en Europa es basado en el uso del chip EMV (Europay, Mastercard y Visa)

Este protocolo de seguridad viene integrado a las tarjetas y a todos los dispositivos de aceptación, (terminales, cajeros automáticos de pagos y de retiradas). Asimismo, para alcanzar un nivel de seguridad optimizado de la tarjeta bancaria, será indispensable la comunicación con los usuarios – pues si los chips EMV tornan la tarjeta bancaria casi inviolable en teoría, la verdad es que este aspecto de la seguridad también depende de la vigilancia de su portador.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen − four =