Noticias

Recrudecimiento de las fraudes en cuenta y tarjetas bancarias

La fraude a los medios de pago electrónico están en constante aumento desde el 2010, tendencia confirmada por un estudio reciente del Observatorio Nacional de la Delincuencia y de las Respuestas Penales, departamento del instituto nacional de estudios de seguridad y justicia basado en Francia. Las tarjetas bancarias son el blanco preferido de los estafadores, muestran los datos colectados entre el 2011 y el 2015. Para preparar sus cifras estadísticas, el observatorio encontró y interrogó los hogares víctimas de estafa o de trampas en sus tarjetas bancarias, incluyendo los principales países de Europa.

Buenas noticias a pesar de todo, si el informe comprueba el aumento de las fraudes en contra de la tarjeta bancaria, indica igualmente que los importes en juego raramente superan los 250 €

Además, con el avenimiento de internet y la posibilidad de consultar su extracto bancario en línea, las víctimas de dichas trampas se dan cuenta muy pronto de la fraude, considerando que el 67% de las víctimas han descubierto solas las operaciones fraudulentas, y a pesar de no ser capaces de explicar como el autor pudo obtener acceso a sus datos.

¿existirá un perfil típico de estafador?

En el 2010, 500.000 personas fueron víctimas de fraudes bancarias, y este número se elevó a 840.000 en el 2013, es decir un aumento de 67%. En proporción a la población de España, se trata de 2,5% de víctimas de estafas en su cuenta bancaria. Este mismo estudio aún nos informa que los estafadores tienen diferentes perfiles – tales como los francotiradores progresando solos, así como organizaciones criminales. De hecho, el crimen organizado está definitivamente por tras del aumento reciente de la fraude pues los rendimientos son importantes en relación al bajo riesgo desde el punto de vista de los estafadores.

¿Cuales son los importes?

Acá viene un punto interesante – la verdad es que el observatorio relativiza las ganancias pues, si de una parte somos testigos de un franco aumento de las fraudes bancarias, los importes sublevados son relativamente y proporcionalmente más bajos. Un promedio del 30% de los prejuicios se sitúan entre 100 y 300€, y lo mismo para los prejuicios de 300 a 1000€. “Tras años de encuesta, estimamos en 1146 € el promedio de la serie de débitos declarados por la víctimas.  Este promedio se eleva por débitos más elevados, y sin embargos menos frecuentes.

El estudio muestra inclusive que las víctimas están más lúcidas y avisadas, a pesar de también más fatalista, no dándose siempre el trabajo de se desplazar hasta la comisaría para deponer, tras la descubierta de la estafa – el 29% entre ellos ha declarado que “no vale la pena”, el 18 % “que no tiene sirve de nada”. Sabiendo que las chances de coger el estafador siendo mínimas, mas sobretodo por ya no ser obligatorio presentar denuncia para exigir el reembolso junto al banco.

La solución más práctica para combatir la fraude es desde ya, equiparse de una tarjeta de prepago. En este caso, antes de efectuar compras uno podrá recargar su tarjeta por depósito o transferencia, o mismo con otra tarjeta de crédito – luego conviene comprar con su tarjeta prepagada.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twelve − eleven =