Noticias

Lo mejor para ir de vacaciones – la tarjeta de prepago

Una tarjeta de crédito prepago era lo que nos faltaba para salir de viaje.

Lo mejor es evitar las (malas) sorpresas cuando vuelvas de viaje en cuanto a sus gastos y retiradas de dinero, su uso indiscriminado de la tarjeta de crédito.

Sin embargo existe una manera perfecta de precaverse y es la tarjeta de crédito prepago. Cuando salgas de viaje en un país cuya divisa es el euro, una buena noticia, los costes de la tarjeta prepagada son los mismos que en España: Italia, Grecia, Portugal y Francia así como todos los demás países de la Zona SEPA, o Zona euro si preferís – inclusive en cuanto a las comisiones de retiradas de metálico.

En algunos países incluso, algunas tiendas ya suelen cobrar directamente en euros, una grande ventaja para nosotros, esquivándonos de las comisiones de cambio.

Fuera de la Zona euro, las tarjetas de crédito prepago practican una tasa de cambio comunicada con antecedencia, de manera que a nosotros solo nos queda comparar las tasas y elegir la más barata para tal propósito. Las más baratas giran alrededor de los 1.80% mientras las más caras, de los 4%.

Una tasa de 2% es bastante razonable, sabiendo que laCaixa por Ejemplo cobra para 1000€ transferidos 36€  de comisión + 15€ de gastos SWIFT, (el CIB – certificado de identificación bancaria).

Para los que viajan hacia el extranjero, preferid una tarjeta de crédito prepago que no cobre comisiones para sus gastos en los negocios (como la tarjeta Veritas por ejemplo). Con esto, nada más de malas sorpresas con los bancos que cobran comisiones fijas o  proporcionales, más allá de las comisiones de cambio para cualquier compra efectuada fuera de la zona Euro.

La tarjeta Cash Passport vendida en la red de cambio Travelex por su lado, tiene la ventaja de ofrecer 0 de comisiones de cambio en el extranjero, pero lamentablemente las tasas de cambio son disuasivas, compensando la gratuidad.

Lo mejor es verificar entre todas las tarjetas las comisiones y costes de los servicios específicos que pretendemos utilizar más a menudo, tales como las tasas de cambio, comisiones de cambio, comisiones (o gratuidad) para compras en tiendas y negocios en España o en el extranjero, retiradas y transferencias, incluyendo transferencias entre dos tarjetas de la misma compañía, y, en la misma proporcionar, dejar de costado los servicios que no tenemos la intensión de usar demasiado y hacer el cálculo. Con esto, elegir nuestra tarjeta preferida.

No existe tarjeta ideal, todas tienen que ganar de una manera o de otra. Lo que la primera no cobra con un servicio, cobrará la segunda, y si no, en otro servicio. Nos cabe a nosotros elegir los servicios de los cuales más necesitamos, o mismo adquirir más de una tarjeta, cada una destinada a un propósito distinto.

Con esto, vuestro presupuesto estará todo el tiempo bajo control sin riesgo de rebasamiento, y seguiréis pagando las más bajas comisiones que se pueda. Además, esto servirá de preciosa lección para la educación financiera de vuestros hijos, que terminarán comprendiendo vuestras cuentas y seguirán vuestro ejemplo.

Que esté bien claro: una tarjeta de crédito prepago, una tarjeta monedero, no reemplaza una tarjeta de crédito convencional, sino la complementa. Su presencia en vuestras billeteras deviene una necesidad cuando salís de vacaciones o para autolimitaros en vuestros gastos.

Sigue acá nuestro comparativo de las variadas tarjetas de prepago:
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × 1 =