Mejor Banco Online - abrir cuenta bancaria online Noticias Tarjetas de crédito prepago

¿Qué es la tarjeta Veritas? La tarjeta de prepago Veritas.

La tarjeta de prepago y cuenta no bancaria Veritas – ¿Qué es exactamente?

Fue finalmente lanzado en España con algún atraso en relación a Inglaterra, Francia y Alemania, un producto que vino no solamente a cambiar nuestra manera de comprender la economía como un todo, como también repensar y reestructurar la manera de administrar nuestras finanzas personales – la economía, por tratarse de una herramienta nueva, barata y accesible a todos – es un producto que promete incluir a todos en el circuito económico de los VIP – las finanzas personales, por proveer una herramienta funcional, completa y segura para todos los miembros de la familia. A parte de esto su llegada es tan espectacular que los primeros que han abierto sus ojos e impuesto sus límites y condiciones son los agentes gubernamentales. Una cosa es cierta, nadie de nosotros verá el sistema financiero, sus tasas y comisiones con los mismos ojos. Sin embargo, esto constituye una ocasión única y especial para echarle un vistazo al sistema bancario, lo que nos ha costado hasta el momento presente y reconsiderar quienes serán estos a quienes confiaremos nuestro dinero a partir de este momento. Empecemos pues por revisar algunos pocos datos sobre el sistema bancario tradicional y nuestra relación  con nuestros bancos.

 ¿Cuántos de nosotros ha de verdad elegido su banco? – o mejor dicho, ¿Cómo elegir su banco?

La banca española es considerada hoy en día una de las más de mejor desempeño en Europa, fijaos en el BBVA que fue galardonado por la CIONET con el Premio Liderazgo Digital 2018 (clic aquí). Los aplicativos y las funcionalidades ofrecidas por ellos, así como por Santander, Caixa y Bankia son motivo de orgullo nacional. En cambio, en lo que se refiere a la gente como nosotros, experimentamos un atraso de 30 años en relación al alemán o al inglés promedio. Muchos de nosotros han simplemente mantenido la misma cuenta bancaria de siempre sin siquiera permitirse consideraciones sobre las ventajas de unas en relación a las otras, y no aprovechamos ni una fracción de los servicios e innovaciones que tenemos a disposición.

Me explico: un banco tiene distintas maneras de generar beneficios. El banco Santander, por ejemplo aumentó un 10% su beneficio neto en el primer semestre de 2018 – a parte de las líneas de créditos e inversiones así como las tasas de interés practicadas en Sudamérica, un promedio de 30% de las ganancias de Santander son provenientes unicamente de las comisiones cobradas por servicios Bancarios.

Cada depósito, retirada de efectivo en cajeros automáticos, cheque firmado, transferencia de dinero, cambio de divisas, consulta de saldo o extractos de cuenta…  a cada servicio bancario provisto es cobrada su debida comisión, en tasas fijas o en porcentajes sobre el valor de la operación.

No obstante, cada banco ofrece tasas y comisiones diferentes sin contar las que brindan por cortesía comercial. Es decir que las tarifas por servicios bancarios de BBVA serán distintas de las de Santander o de los demás. Un banco ofrecerá transferencias y pagos automáticos baratos por ejemplo, mientras cobrará  por retiradas y depósitos en cajeros automáticos. Uno debería por lo tanto considerar los servicios que utilizará más a menudo y elegir el banco que cobra lo menos por ellos. Es cierto que siempre conviene considerar la cantidad de cajeros automáticos a disposición de sus clientes y su distribución en el territorio local, nacional o internacional de acuerdo con sus necesidades.

De hecho, conviene igualmente conocer los servicios y facilidades ofrecidos por el banco, desde créditos y descubiertos y los intereses cobrados por ellos. Una familia siempre en los límites de los descubiertos o que usa crédito a menudo, debería incluso averiguar cuales son las tarjetas de crédito que ofrecen y en qué condiciones. El Sabadell por ejemplo ofrece más de 10 tipos distintos de tarjetas de crédito. Cada una con sus límites y comisiones. Mantener una tarjeta Visa o Mastercard internacional cuesta hoy en día un promedio de 35€ por año, sin contar los intereses cobrados por préstamos de urgencia y atrasos.

Algunas empresas o autónomos optarán por mantener dos cuentas bancarias activas, una por ejemplo para efectuar sus transferencias de fondos entrantes o salientes, y otra para pagar a sus empleados o hacer cambio de divisas, por ejemplo, aprovechando tarifas más baratas de uno y otros. Ahorros, inversiones, préstamos y líneas de crédito – cada una con características distintas. Sin embargo, uno no está obligado a tomar sus préstamos en el mismo banco en lo cual tiene su cuenta. Existen por internet una gran cantidad de comparadores que calculan de acuerdo con el importe solicitado, las tasas a pagar  de acuerdo con el tipo de préstamo, duración e intereses cobrados. Los costes de adquisición de un crédito según su modalidad pueden variar drásticamente. De la misma manera, las funcionalidades y costes de las tarjetas de crédito ofrecidas por los bancos suelen ser muy distintas.

Súmase a esta ecuación el hecho que cada banco tiene sus requisitos en cuanto a los clientes que reciben, y cuanto más importante la cuenta, más complicado el papeleo. Autónomos en principio de carrera, pequeñas empresas o jóvenes encontrarán dificultades en

Una cuenta corporativa, es decir en nombre de la actividad profesional de uno, requiere antes de todo que domicilie sus pagos en la entidad bancaria elegida, como los pagos seguros sociales, pagos de impuesto y nóminas de los empleados.

 

 

Las tarjetas ofrecidas por el banco se destinan a usos distintos y tienen funcionalidades distintas

La banca ofrece hoy en día tres tipos de tarjetas bancarias, y todas las tres tienen uso y funcionalidades distintas las unas de las otras.

  • La tarjeta de débito

Las tarjetas proveídas con las cuentas de servicios básicos son las conocidas tarjetas de débito. No tiene relieve y opera con el dinero depositado en la cuenta. Es decir que al pagar, la tarjeta provoca un débito en el importe disponible en la cuenta. Agotado el dinero, la tarjeta deja de funcionar. Estas tarjetas se aceptan en nivel nacional en general, y úsanse para pagos diversos del cotidiano. Estas tarjetas pueden tener variados límites de uso de acuerdo con las directivas de la institución financiera o los ingresos del titular. Los límites pueden variar para retiradas de efectivo, o compras en tiendas. La mayoría de los comerciantes no cobran comisiones cuando reciben pagos en tarjetas de débito. Las tarjetas de débito tendrán uso limitado en el extranjero, en función de las redes de cajeros automáticos a que pertenece – esta red de aceptación viene informada en la espalda de la tarjeta.

La tarjeta de débito es un medio de pago básico, destinado al uso cotidiano y es función del importe disponible en la cuenta del titular.

  • La tarjeta de crédito.

Totalmente distinta de la anterior, la tarjeta de crédito es proveída por el banco en colaboración con una empresa emisora de tarjetas de crédito, como Visa, Mastercard, Amex o Diner’s. A parte de esto, los bancos no son ni de lejos las únicas instituciones autorizadas a emitir tarjetas de crédito. Cualquier empresa en teoría puede hacerlo, desde supermercados a compañías aéreas, pasando por negocios y tiendas.

Existen variados tipos de crédito en general y hace falta conocerlos para comprender el funcionamiento de una tarjeta de crédito. Los principales préstamos consuntivos (es decir, destinados al consumo y no a la producción de bienes o servicios) pueden provenir de un prestamista único o ser sindicado (donde el importe solicitado es otorgado por más de una entidad financiera. Sin entrar demasiado en detalles, en lo que se refiere al consumidor y su manera de administrar el dinero que le será facilitado, existen básicamente 4 maneras de amortecer su crédito:

  1. Préstamo con liquidación de intereses y devolución del capital al vencimiento.
  2. Préstamo por cuotas constantes: lo más común – en cada cuota se pagan las cantidades compuestas por capital e intereses producidos hasta el momento.
  3. Préstamos por cuotas constantes de capital, con liquidación de intereses pagables a posteriori a cada periodo sobre el capital vivo.
  4. Préstamos por cuotas crecientes (capital e intereses).

La segunda fórmula es la más común y conocida. Es decir que el prestamista calcula el valor total del dinero prestado y los intereses de acuerdo con el plazo y el importe, y luego reparte el total en pagos iguales. Este crédito se amortiza de manera gradual – cuanto más paga el deudor, menos debe, por esto es conocido también como crédito amortizable.

Por otro lado, el crédito rotativo se atribuye al cliente en función de su capacidad de pago y puede ser reutilizado – es decir que a medida en que el deudor va pagando, va liberando el crédito para nuevas utilizaciones. El cupo es rotativo y puede ser utilizado total o parcialmente y cada desembolso es independiente del otro. En un crédito rotativo, el importe otorgado es lo mismo, y el cliente puede eligir como devolver el dinero, o volver a usarlo cuando lo necesite. Como el cupo disponible se renueva a medida en que se van efectuando los pagos, esta modalidad de préstamos llámase también de ‘crédito renovable’.

Las tasas de interés del segundo tipo de crédito son más altas pudiendo llegar a 15% en algunos casos. Uno que no pague el importe total de lo previsto para el mismo mes estará incurriendo en un costo suplementario proporcional.

De hecho, al efectuarse una compra mediante tarjeta de crédito, el dinero es disponibilizado en forma de un crédito renovable, a amortizarse en la fecha prevista en principio del mes siguiente. En general el precio de este crédito regular mensual está incluido en la anualidad de la tarjeta, es decir la tasa de mantenimiento de la misma. No obstante, el atraso en un pago de mensualidad corresponde a la disponibilización de nuevos fondos, en un préstamo con los intereses definidos por contrato, pudiendo elevarse a 15% de tasas de interés.

En un sistema dicho abierto, el banco emisor (o la compañía emisora de la tarjeta), se hará cargo de la relación con el cliente tenedor de la tarjeta, determinando su costo de mantenimiento anual y establecerá los términos de uso, pago y crédito. El banco emisor deberá pagarle a la compañía de crédito (Mastercard, Visa,…) como entidad pagadora, quien es responsable de la relación con el comerciante adherido. Dicho con otras palabras, el cliente le paga al banco y el banco a Visa o Mastercard, y esta última al comerciante.

En un sistema cerrado, la compañía de la tarjeta se hará cargo de todo.

A parte del crédito propiamente dicho, las tarjetas de crédito tienen diversas otras funcionalidades.

Las tarjetas de crédito, diferentemente de las de débito, son emitidas en relieve y pueden ser de ámbito nacional o internacional. Funcionan en cualquier cajero automático para retiradas y en cualquier comercio para compras y pagos. Visa y Mastercard hoy en día son aceptadas prácticamente en todo el mundo, con pocas excepciones. A parte de esto vienen dotadas de sistemas de pagos a distancia, el Near Field Contact, es decir de pagar sin pasar la tarjeta por el terminal de pago sino que solo en acercarla ya se efectúa el pago.

Un banco local tiene todo interés en emitir tarjetas de Visa o Mastercard para que sus clientes tengan acceso inmediato a comercios en todo el mundo. Sin embargo, las tarjetas de crédito internacional pueden usarse también por internet en tiendas online, puesto que basta

 

4 respuestas

  1. Es decir que esta tarjeta es el lugar ideal para depositar el dinero de un crédito pues no tiene vínculo con el banco y no te descuentan las cuotas del banco ni usan el crédito para pagar tus deudas

    1. Tendré que pensar en esto… Pero creo que de hecho, cuando solicitas un crédito y lo depositas en tu tarjeta tu banco no se entera…

  2. Pero ahí no estás solicitando crédito de tu banco

    1. Como este tipo de tarjeta viene con datos bancarios uno puede solicitar que se le deposite directamente el crédito en ella sin necesitar pasar por su banco, y sin dejar su banco tampoco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *