Noticias

La tarjeta de prepago – trampas y confusiones a evitar

En los negocios cerca de vosotros, en Internet o en el extranjero, la tarjeta de prepago recargable ofrece las mismas condiciones de seguridad que las tarjetas de crédito convencionales: posibilidad de cancelación inmediata, devoluciones en caso de fraudes, etc.

Las tarjetas monedero con ewallet integrado (como la Veritas, la Moneybookers….) permiten, a parte de la posibilidad de enviar y recibir dinero de terceros, recibir su nómina o comisiones sin recelos de comunicar vuestros datos bancarios. Esto reduce substancialmente el riesgo que se ataque vuestras cuentas bancarias, ya que tales tarjetas prescinden de cuentas bancarias y tampoco están vinculadas a cuentas bancarias.

La tarjeta de crédito prepago puede usarse en toda parte como una tarjeta de crédito convencional. Para el comerciante, no hay ningún tipo de diferencia, ni para los cajeros automáticos, que funcionan con todas las tarjetas prepago.

Podéis decir hasta la vista desde ya a las comisiones de 5,6 a 8% practicadas por algunos bancos cuando usáis vuestras tarjetas en el exterior. La mayoría de las tarjetas de prepago limitan sus sorpresas entre 1,5 y 3%.

La tarjeta monedero prepago recargable se ha tornado en un modo simple, flexible y económico de pagar y cobrar.

¡Pero ojo! una tarjeta de crédito prepago no es de ninguna manera una tarjeta de crédito y hace falta cambiar algunos malos hábitos para usarla correctamente.

  • El IBAN/BIC – (CIB) certificado de identificación bancaria

Una tarjeta de crédito prepago no es una tarjeta de crédito, y no implica en la apertura de una cuenta bancaria para obtenerse una. El proveedor de la tarjeta dispone de un número de cuenta genérico por compartimentos. Cada compartimento es independiente, y uno de ellos corresponde a su tarjeta.

La ventaja por otro lado de disponer de dinero en una tarjeta prepago es de poder eximirse de la apertura (a veces fastidiosa) de una cuenta.

El inconveniente es que uno tiene un CIB, pero no es su titular. Esto implica que a cada depósito uno tendrá que indicar un número de referencia correspondiendo a su tarjeta. Trátase de un inconveniente mínimo si comparado a las otras ventajas.

Tened en mente que algunos establecimientos o administraciones rehúsan a emitir transferencias hacia una cuenta que no esté en vuestro nombre salvo con autorización especial.

  • Retención de seguridad y preautorización

Estamos todos acostumbrados a alquilar un coche, ir al restaurante, comprar objetos y servicios por Internet, repostar combustible, pagar un peaje de carretera con una tarjeta de crédito – pero estos gestos del cotidiano no son tan simples.

De hecho, las empresas que administran las carreteras, las gasolineras, las empresas de alquiler, los restaurantes y otros comerciantes víctimas de fraudes regulares solicitan a Visa o MasterCard que efectúe una retención de seguridad, o una preautorización.

Con una tarjeta de crédito convencional, tal retención no aparece en vuestro extracto tampoco molesta el funcionamiento de vuestras tarjetas, excepto su efectuáis 4 o 5 locaciones de coches al mes.  De hecho, el importe de la retención de seguridad es deducido del importe de crédito disponible durante el trámite. Tal proceso incluso suele darnos la impresión que disponemos de un crédito más elevado de lo que tenemos de hecho.

Ya con una tarjeta de crédito prepago esta imagen cambia diametralmente. La retención es deducida del dinero que uno tenga disponible en su tarjeta. Es molesto sin embargo, pero cuando comprendisteis el sistema podréis controlar vuestros gastos sin estar pagando intereses de débito a cada fin de mes.

  • Retiradas en cajeros automáticos.

Como todas las tarjetas vosotros podréis efectuar retiradas de dinero en todos los cajeros automáticos del mundo que acepten las marcas Visa y MasterCard con una excepción, la recarga por cupón.

De hecho, la mayoría de las tarjetas bancarias recargables  disponen de un sistema de seguridad antifraude que impide la retirada de efectivo en cajeros automáticos luego de recargar su tarjeta con un cupón pago en efectivo.

Las tarjetas suelen ser muy distintas las unas de las otras conviene conocer los detalles de cada una para mejor elegir.

 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × 5 =