IBAN/BIC datos bancarios internacionales Noticias

La tarjeta de prepago y domiciliación bancaria: ¿to BIC or not to BIC?

La tarjeta de prepago y la domiciliación bancaria… una pequeña revolución silenciosa en los medios de pago.

De hecho, todos o casi todos saben utilizar una tarjeta de crédito. Pocas invenciones fueron hechas de manera más sencilla. Acá en la redacción nos preguntamos como algunas empresas han lanzado medios de pago que aún necesiten de correos electrónicos, confirmación por SMS, algún código encriptado o una llamada telefónica… es casi así, sin exagero.

En pocas palabras, la tarjeta de prepago es el nuevo cazadero de Visa y Mastercard para conquistar nuevos clientes que no todavía no usen sus servicios – y aunque suene raro, existe gente así.

La prueba, mismo American Express está desarrollando la suya.

Se puede leer en toda parte que la tarjeta de prepago o recargable se obtiene al abrir una cuenta bancaria, y esto es cierto, pero solamente en parte.

Para simplificar, hace falta comprender que tal cuenta bancaria está en nombre de esto que comercializa o de esto que emite la tarjeta, teniendo el miles de subcuentas. A cada subcuenta se afecta entonces una tarjeta.

Así, cada titular de una de estas subcuentas puede efectuar sus operaciones corrientes bancarias, como si se tratara de una cuenta convencional, que, sin embargo, adminístrase igualito que una cuenta convencional.

Sin embargo, Visa y Mastercard nos están diciendo hoy en día que nuestro banquero de todos los días ya no sirve para mucha cosa. De hecho, las tarjetas de crédito prepago multifunción disponen de un verdadero mini sistema bancario en línea. Se puede cobrar dinero  y pagar lo que se desee, incluso enviar dinero hacia lejos, hacia el otro extremo del mundo.

La única limitación, no hay domiciliación bancaria – de hecho el débito directo se puede hacer unicamente en una cuenta que te pertenezca.

Pero todo el principio y la ventaja de una tarjeta bancaria prepagada es justamente el hecho de no estar vinculada a la apertura de una cuenta bancaria – por lo tanto, inútil tratar de obtener el BIC, los datos bancarios de la tarjeta prepago, no hay.

Hemos leído, sin embargo, en algunos foros de discusión gente enojándose vehementemente con los emisores de las tarjetas – sin entrar en polémicas y mismo si es bien verdad que a algunos emisores de tarjetas les convendrían clases de educación, hay que tomar en consideración el hecho que ellos no pueden ofrecer un BIC por que simplemente no existen BIC para tarjetas bancarias prepagadas. No se puede saber todo, una lástima.

Y para concluir:

  • Mejor tener tarjetas bancarias multifunción (VERITAS, NETELLER, MONEYBOOKERS…) estás invitado a conferir nuestro comparativo acá:
  • Muchas empresas ya aceptan conservar tu número de tarjeta prepago y ejecutar el pago todos los meses y retirar el dinero correspondiente de manera automática. Si por un lado la empresa evita perder su cliente receloso de facultar su BIC, por otro el cliente estará contento en proveer su número de tarjeta de crédito prepago y todos salen ganando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *