Noticias

La tarjeta de prepago, ideal para enseñar a los jóvenes como manejar su dinero

Las tarjetas de crédito clásicas y las de prepago están tornándose verdaderos sésamos en plástico. El espacio que ocupan en nuestras vidas no deja de aumentar, y si nada cambia, deberíamos asistir a una aceleración de este fenómeno, visto las diversas ventajas que ofrecen a sus titulares.

Desde ya y gracias a las versiones recargables de la tarjeta bancaria convencional, la tarjeta de prepago recargable permite a los más jóvenes aprovechar de este medio de pago ineludible en nuestras sociedades modernas. De hecho, para preparar los adolescentes a la administración de un presupuesto con toda simplicidad y seguridad, la tarjeta de prepago o tarjeta de crédito prepago es el candidato ideal. Existen de variados tipos, con emisores conocidos, tales como Spark, Santander, o Veritas, según el perfil de cada uno de los usuarios.

La tarjeta de crédito recargable, una solución accesible a todos los padres.

A partir del momento en lo cual una tarjeta de crédito prepago recargable es adquirida por los padres ya puede ser usada por un menor de 12 a 17 años. Para esto, el medio de pago se registra con la identidad de sus padres y a partir de ahí podrá ser confiada a terceros. Luego, el menor a quien se ha confiado el medio de pago podrá construir su propria experiencia en gestión de finanzas. A evaluar por si mismo las ventajas así como las obligaciones consecuentes de tenerse una cuenta. De esta manera, el podrá realizar sus pagos en tiendas y en el web, incluso efectuar retiradas en efectivo.

Solo los padres pueden efectuar la recarga de la tarjeta bancaria y administrar sus características, tales como límites de retiro y de pago. La grande mayoría de estas tarjetas propone acompañamiento de saldo por SMS o internet. Los padres pueden de esta manera, a partir del sitio internet del emisor acceder 24h/7 al extracto completo de las operaciones efectuadas. Es igualmente posible ajustar los parámetros a los diferentes servicios de alerta, como por correo electrónico o por SMS.

La tarjeta de prepago para un menor de edad, lo ideal para enseñarle a administrar un presupuesto

El avenimiento de las tarjetas de prepago ha dado aliento a la manera de administrar lo que unos consideran dinero de bolsillo o mesada, mientras otros lo ven como un chantaje sin misericordia de nuestros querido hijos. Más seriamente, la tarjeta de prepago es una alternativa simpática en comparación a las cuentas para menores ofrecidas por los establecimientos bancarios convencionales. De hecho, esta solución innovadora tiene un costo muy interesante.

Con la llegada y el éxito de las tarjetas de prepago recargables, se hace menester constatar que la cuenta bancaria convencional para chicos se hizo un poco obsoleta ante la revolución digital. No obstante, los bancos parecen querer reaccionar bajo la presión de los bancos directos y la ofensiva de las más recientes generaciones de tarjetas de crédito prepago. A título de comparación, los gastos anuales medios de una tarjeta como esta se sitúa alrededor de los 20€ anuales. Esta cuota de afiliación se paga en el momento de la primera recarga, y se renueva a cada aniversario en forma de débito automático sobre el saldo disponible.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 × five =