Noticias

Estafa a la tarjeta de crédito y débito – el monedero electrónico es una solución a privilegiar

Uno de los problemas más grandes y que pese a todo, sigue multiplicándose y agudizándose es lamentablemente la estafa a la tarjeta de crédito – curiosamente, mientras los números de la delincuencia electrónica atentando a las tarjetas de crédito y débito bajan en todo el mundo, en España solo hacen aumentar…

¿Seremos nosotros españoles más buscavidas que los demás? No lo creo, con toda sinceridad. Lo que pasa es que el usuario español es menos sensible y más ingenuo en cuanto al riesgo de la estafa en línea, en cuanto de la estafa a la tarjeta de crédito.

Sin embargo lo que pasa con el código PIN es revelador de como el consumidor español es menos precavido que los demás en cuanto de sus datos bancarios.

De hecho, solo las tarjetas de crédito emitidas en algunos países europeos entre los cuales España, exigen validación mediante código PIN, mientras 3/4 de los usuarios de tarjetas en el mundo usan el PIN unicamente para retiradas en cajeros automáticos.

Recordémonos que vuestras tarjetas de crédito dan acceso al dinero de vuestras cuentas y al uso del crédito que vos fue concedido.

Esto significa que si uno dispone de una reserva de crédito, el ladrón podrá apoderarse de ella y este se tornará deudor de importes superiores a los que había en su cuenta.

Para no asustar sus clientes, los bancos aseguran sus clientes en general que serán resarcidos en caso de ser víctimas de estafa, o si el estafador usó su código PIN sin su conocimiento.

Pero la fraude involucrando el pago en proximidad es 20% inferior a la fraude por Internet.

Los robos de tarjeta de crédito por Internet solo aumentan, aunque las cifras sea inferiores. Hoy en día los estafadores prefieren operar con múltiplas pequeñas estafas que con grandes sumes, por pasarse desapercibido de un lado, y por usar importes realistas en lugares lógicos, sin despertar sospechas.

Aún así, el usuario español sigue poco sensible al riesgo de phishing, o sea al riesgo que alguien se apodere de sus datos y comprobantes y los use para abrir cuentas en bancas online irregulares.

Mientras el banco de España proponga soluciones fuertes como el modelo 3D secure o la confirmación a cada pago por SMS enviado por teléfono, el hecho que tales procedimientos ralenticen los trámites y que involucren unicamente las tarjetas españolas desestimula su uso.

Caso uno mantenga una cuenta en banco en otro país de Europa, Asia o EEUU, su tarjeta no funcionará, o, peor aún, uno suele ser tomado por ladrón «potencial».

De hecho, la solución ideal para nosotros parece ser el uso de una tarjeta de crédito prepago, de manera a proteger nuestra cuenta bancaria y nuestro dinero.

En efecto, estas tarjetas monedero de crédito prepago parecen ser la solución ideal contra la estafa y la invasión a nuestros datos personales. Primeramente por estar tan protegidos como por cualquier tarjeta Visa o MasterCard.

Mi papá en Toledo acostumbraba decir que los lobos, cuando quieren que le tiremos comida, se hacen dóciles como los perros, así en vez de robarnos a fuerza y ser identificados de inmediato, esperan que les tiremos la comida y la regalemos con una sonrisa. Así son los estafadores, en vez de robarnos con violencia, hacen artimañas para que les regalemos lo que les interesa, así no más.

Conviene antes de todo:

  • Estar vigilante cuando compra en una tienda.
  • La tarjeta de crédito debe siempre estar al alcance de nuestros ojos. Conviene ver el terminal de pago.
  • Nunca comunicar su número PIN.
  • Nunca, de modo algún, contestar a correos electrónicos o llamadas telefónicas provenientes de su «banco» solicitando que uno facilite sus datos bancarios.
  • Nunca conectarse a sitios que piden y soliciten que uno facilite sus datos personales aunque este sitio se parezca con lo de su banco o de su tarjeta.
  • Siempre seguir prudente en todas las circunstancias, incluso la noche en salidas con los amigos y entes queridos.
  • En Internet, siempre averiguar que se esté en modo de pago seguro. Esto se hace averiguando que el sitio comience por https:// y no http://. Es un indicador que el sitio posee un mínimo de seguridad.

Otro detalle, según el Observatorio de seguridad para tarjetas y medios de pago, la estafa en tarjetas de crédito por Internet representa solamente 0,08% de los importes totales de la fraude.

Esto significa que las chances que uno sea víctima de una fraude cuando compre por Internet son de 1/3000, razonablemente bajo pese a todo. ¿Pero porqué correr el riesgo?

Un detalle, en caso de fraude, uno no tiene la obligación de presentar denuncia en el comisariado de policía. La ley no exige denuncia para que uno sea indemnizado en caso de estafa.

En contrapartida, uno debe inmediatamente cancelar su tarjeta de crédito ante la empresa emisora de la tarjeta. Conviene incluso hacerlo por teléfono y por carta registrada.

  • Todas las operaciones fraudulentas hechas tras vuestra cancelación serán reembolsadas.
  • Las operaciones fraudulentas efectuadas en vuestras tarjetas antes de vuestra cancelación suelen ser objeto de investigación policial. Aún que se sepa que vosotros tenéis razón, el código monetario deja a vuestro cargo una franquicia de 150 €. Conviene hacer vuestras cuentas antes de lanzarse en todas las direcciones.
  • En caso de olvido o negligencia de vuestra parte, como si se descubre que dejasteis vuestro PIN escrito en alguna parte, es posible que vos tornéis 100% responsable. En términos legales, uno no puede prevalerse de su propia estulticia.
  • En cuanto a la fraude sofisticada, tales como reproducción de documentos sin el conocimiento de sus dueños, el reembolso en general es completo. Para tanto hace falta que uno cancele su tarjeta en los 13 meses tras la operación fraudulenta en la Unión Europea, pero dos meses solamente para transacciones fuera de la Unión europea.

Les agradecemos a nuestros amigos y consejeros abogados por la ayuda benévola con la cual han contribuido a la redacción de este artículo.

 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

four × 5 =