Noticias

Estafa a la herencia

Fraude y estafa a la herencia.

Ya está bien claro y lo vengo repitiendo hace rato,una tarjeta de crédito prepago es una manera eficiente de protegerse contra la fraude y la trampa online. Asimismo, a los estafadores no les falta imaginación siniestra para elucubrar y elaborar nuevos medios de estafar y aprovecharse de la ingenuidad de sus víctimas. Sin embargo, mucha gente buena no tiene maldad en el corazón para imaginar que existen estafadores malintencionados al acecho… en los rincones los menos probables, tales como nuestra oficina y nuestro ordenador.

Para advertir y ayudar a proteger nuestros lectores, publicamos acá nuestra encuesta en cuanto de la «estafa a la herencia» que viene  causando estragos puesto que es suficientemente larga para que uno atenúe su vigilancia – y los estafadores proceden de la manera siguiente:

Todo comienza por el correo de algún moribundo en búsqueda de alguien a quien legar su fortuna, o una abastada familia buscando huir de un país dispuesta a donar la mitad de su fortuna a esto que la ayudará.

Los correos inicialmente son de gran cortesía y con un nivel muy correcto de español. Curiosamente, más se progresa en los cambios de correos, menor el nivel del español. la víctima, ciega por la perspectiva de buenas ganancias, ya no presta más atención a la ortografía dudosa.  En seguida, su bienhechor los orienta hacia su abogado para llenar los papeles «oficial» de la herencia o de la tan soñada transferencia de dinero.

En esta etapa, se pide primero que uno llene papeles, o marque casillas, nada de demasiado serio o sospechoso, pero ideal para que se baje la vigilancia.

Luego, el notario o abogado anuncia que el generoso donador entró en coma, pero que felizmente los papeles fueron firmados a tiempo y que eres el único heredero de decenas de millones de euros.

Con algunas historias de tribunales, algunos documentos falsificados y copias de contrato en colores, se pide finalmente el número de tu identidad y cuenta en bancaria para autentificar tu firma.

¡No envíe nada!

Esto ya bastaría para que la trampa funcionase y que los estafadores pusiesen las manos en tu cuenta bancaria pasándose por ti.

Tras haber rehusado enviar los documentos, fuimos sorprendidos por los estafadores que no se contentaron de esto. El estilo de lo que se nos escribía cambió, como si un segundo equipo hubiera tomado el lugar del primero.

Luego los estafadores nos dijeron que el dinero destinado a nosotros fue puesto en una valija y nos fue expedido hacia la embajada de España del país suramericano involucrado (a nosotros nos pareció Venezuela). Final de algunos días y los estafadores nos han informado que el diplomático que supuestamente nos iba a entregar la valija con los millones exigía un pago de 7000€ para cubrir sus gastos de viaje… Pero que esta suma le debería ser facilitada en España unicamente, luego que la valija llegase a la embajada.

El falso notario espera nuestra confirmación y nos precisa que el diplomático ignora el contenido de la valija, y que, tras pagarle sus gastos irá hacia la embajada para buscar la valija y entregarla a nosotros.

El encuentro tendrá lugar con un dicho diplomático llamado André, William, o Carlos Esome… Pero nosotros marcamos nuestro encuentro adelante de una comisaría de policía… y no hemos visto los estafadores todo el día…. Probablemente se han ido al percibir que les hicimos una trampa – una lástima para el final de nuestra encuesta.

El número de teléfono usado por el falso diplomático es una línea deshechable 0751180175 ( inter.correo@diplomaticos.com).

El falso notario responde al nombre inspirador Wilfried o MARIANGEL MOUJALLI DE PINO que contesta desde un cyber café en Nueva esparta.

Los donadores generosos son a menudo mujeres como Catarina, Alicia, Rosaura que uno puede encontrar en la lista siguiente: http://www.fraudevenezuela.com

No hesites en enriquecer nuestra encuesta con datos y comentarios, para ayudar a otros a no ser estafado por tal gente.

Pero una cosa no olvido, ya me lo decía mi papá en Toledo… «todo estafado es un poco estafador»…

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fourteen − six =