Mejor banco para autónomos - cuenta para autónomos Noticias

Cuenta bancaria en el extranjero con una tarjeta monedero prepago

Una tarjeta monedero prepagada permite a todo y cualquiera obtener una cuenta bancaria sin abrir cuenta bancaria. Basta para tanto ir a un estanco de tabaco para adquirir una tarjeta de crédito prepago de techo limitado (máximo de 2500€/año) o aún encomendar por Internet, en algunos clics, una tarjeta monedero con un límite un poco más elevado, de hasta (600.000€ /año).

Una tarjeta de crédito prepago puede recargarse por transferencia bancaria, en efectivo o mediante cupones de recarga.

El modo operacional puede variar según el tipo de tarjeta, algunas proponiendo lo estricto mínimo de pago en los estanqueros, mientras otras son verdaderas plataformas bancarias, permitiendo que se reciba su nómina, sus comisiones y sus facturas.

Las tarjetas de crédito prepago son perfectamente legales, funcionando un poco como líneas de teléfono prepago. Así como un teléfono está encuadrado por la ley, las tarjetas de crédito prepago no pueden ser usadas para propósitos turbios.

De hecho, desde la efectivación de la directiva europea del 2011, cualquier persona viviendo en Europa puede beneficiar de los servicios de una tarjeta de pagos para prescindir de los servicios de un banco.

Esto se llama la liberalización del mercado de prestación de servicios bancarios.

La tarjeta de crédito prepago, o la tarjeta monedero, o aún el monedero electrónico como suele ser llamado, pese al hecho que no posea una apelación fija con el acuerdo de todos, tiene un rol muy específico y definido. Permitir a todo y cualquiera la posibilidad de operar una tarjeta de pagos VIP, con funcionalidades que hasta hace poco eran provistas unicamente por instituciones bancarias de peso que seleccionaban sus clientes a punta de dedo, mientras ofrece un máximo de seguridad, inclusive en cuanto a compras online.

Aunque algunos bancos tengan una seria tendencia a poner grito en el cielo, los particulares, sobretodo los menos privilegiados, como los jóvenes en principio de carrera, los autónomos, los extranjeros y todos los demás olvidados y rechazados del sistema bancario, pero también la gente grande y estable en búsqueda de soluciones, salen ganando con esto…

Y final de cuentas, muchos de los usuarios de este tipo de servicio son justamente estos subancarizados a quienes nadie quería abrir las puertas. Las tarjetas monedero permiten no estar más entre los grilletes de su banquero.

Sin embargo, ya no hará falta explicarse, juntar documentos y comprobantes de solvencia o luchar para ser brindado con una cuenta en tarjeta de crédito prepago que contendrá todas las principales funcionalidades de una cuenta convencional, y además las funcionalidades de una tarjeta de crédito VIP. Defínase de la maniera siguiente: un monedero electrónico no es una tarjeta de crédito convencional, y, de cualquier manera, los bancos tampoco siguen dando créditos como antes.

Una tarjeta de crédito prepago es una tarjeta que, a ejemplo de un banco en lo cual uno domicilia su nómina y suele retirar su efectivo o pagar cuentas y comprar cosas mediante una tarjeta de débito. Así como de hecho una cuenta en banco es un sistema prepago, la tarjeta monedero también lo es.

Sin embargo, las cuentas en banco vienen lo más de las veces vinculadas a tarjetas de crédito, con las cuales uno puede gastar dinero de un capital que no posee. Bien verdad lo tendrá que devolver, con tasas de interés bastante antipáticas y disuasivas.

Para convencer sus clientes potenciales a aprovechar tales créditos y pagar las comisiones involucradas, los bancos y las compañías emisoras de estas tarjetas ofrecerán todo tipo de productos financieros, desde descuentos hasta abonos, la posibilidad de transformar aire en metálico. Además, les ofrecerán seguridad para compras, la posibilidad de comprar por internet o en negocios localizados del otro lado del mundo, retirar dinero en monedas extranjeras y no tener miedo de ser estafado.

La tarjeta de crédito prepago, esta tarjeta monedero, es un intermediario entre los dos. Se trata de una tarjeta que funciona como una cuenta en banco, o sea que tiene dinero cuando uno le deposita dinero, hace transferencias depósitos y retiradas desde cajeros automáticos, de otras tarjetas, de otras cuentas o en efectivo, en euros o en otras divisas, y domicilia nóminas o facturas – cobrando comisiones por cada operación – igual que un banco, o más dale, como una banca electrónica. Por otro lado, aun sin ofrecer créditos, este monedero electrónico, puede operar como una tarjeta de crédito, empero con crédito previamente depositado. Podrá hacer compras en línea y en países extranjeros, tales como tarjetas VIP, efectuar retiradas en cajeros automáticos…

Además, esta tarjeta no estará vinculada a su cuenta bancaria convencional.

Pero lo más importante aún está por venir: alguien cuyo nombre está en la ASNEF, los insolventes, los morosos, jóvenes, autónomos u otros despreciados pelo sistema bancario ya pueden volver a ser operantes, «up & running», y sin riesgo de empeorar su situación, ya que solamente podrán gastar lo que habrán depositado previamente en sus tarjetas.

Autónomos pueden beneficiar de cuentas profesionales, o empresariales como quieran llamarlas, estas cuentas en nombre de tu tienda, negocio, o servicio, caso la tarjeta de crédito prepago ofrezca la posibilidad de personalizarla, como la Veritas por ejemplo.

Ya hay algunos prestatarios ofreciendo este tipo de servicio amigable y flexible. Verdad sea dicha la grande limitación de todos los prestatarios que ofrecen esto en España tienen techo limitado, o sea no permiten que tales tarjetas contengan importes elevados – esto se debe sobretodo a la legislación local, en su lucha en contra de los estafadores y terroristas, que no puedan aprovechar este tipo de brecha para blanquear dinero sucio.

Las tarjetas vendidas en los estancos son justamente estas todas, limitadas en importe, perfecta para chucherías, pero limitada en términos profesionales… y aún así ávidas de comisiones.

A menos que uno se encuentre bajo necesidad imperiosa de adquirir tales monederos electrónicos de inmediato en los estancos, gasolineras o kioskos, lo mejor es adquirir una tarjeta de gama superior en Internet y esperar algunos días laborales hasta su entrega, en general tal tarjeta será emitida por un agente externo.

Si lo primero que han criticado los bancos en sus escandalosas manifestaciones, es el nivel relativo de seguridad. Sin embargo no nos pareció que es para tanto, ya que estos monederos electrónicos son en su gran mayoría emitidos por Visa y MasterCard, conocidos y reputados por su confiabilidad y transparencia.

En todo caso, ojo a los prestatarios que emitan tarjetas desde las islas Caribe, ya que los bancos de inversión de tales procedencias no están en primer plan. Al revés, todas las tarjetas listadas en nuestro amigable blog han sido testadas, y son confiables.

En cuanto a las cuestiones de anonimato fiscal y declaración de capitales, les recomendamos averiguar bien las leyes de España, mismo porque suele cambiar regularmente, o aún consultar un profesional de esta área.

Les sugerimos igual nuestros diversos artículos a este respecto, ratificando la idea que esto no reemplaza de ninguna manera la consulta con un profesional.

Busque nuestro artículo especial «tarjetas de crédito prepago, anonimato, fisco y compañía prejuicios y respuestas»

Consulte igualmente nuestros comparadores de tarjetas de prepago aquí: 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × 5 =