Bancos online para empresas Cuenta corriente sin comisiones - cuenta bancaria sin comisiones Noticias

Aumento de las comisiones bancarias – un empujón a la tarjeta de prepago

Este año reserva algunas malas sorpresas a los clientes de los más importantes bancos de España. De hecho, caso algún día os preguntasteis cuales son las más importantes fuentes de ganancias de un banco, sepáis que un importante porcentaje es oriundo de las comisiones cobradas para cada operación.

Es decir que cada vez que depositáis o retiráis dinero, que hagáis consultas o emisiones de extractos y saldos, compras y pagos con cheques o tarjeta, pagáis a vuestros bancos comisiones que, sumándose suelen aportar hasta el 30 % de los ingresos de vuestros bancos. En cuanto el Ibercaja y el Santander, la contribución de las comisiones en sus ingresos representa el tercio de todas sus ganancias. En un momento en que la deuda pública reporta parcos ingresos y que la caída de los tipos de interés al terreno negativo reduce la rentabilidad de los créditos, la banca en España tiende a reposar sobre el cobro de comisiones.
La Asociación de Usuarios de Bancos Cajas y Seguros (ADICAE) ya ha hecho sonar la alarma en cuanto a los gastos de mantenimiento de cuenta corriente y el cobro de comisiones por servicios bancarios. La ADICAE Recomienda que las comisiones sea fijadas entre las entidades y los consumidores, es decir en ningún caso impuestas de manera unilateral por la entidad, y no deben cobrarse comisiones por servicios no prestados verdaderamente o no solicitados por el consumidor. Pero este tipo de facturación es ampliamente aplicado por los bancos. Existen incluso artículos publicados por el Banco de España como la Circular 5/2012 de 27 de junio que provee al cliente los instrumentos para rehusar nuevas tarificaciones tales como cobro de comisiones duplicadas. Si por un lado la normalidad es el cobro de tasas de mantenimiento en los establecimientos bancarios clásicos, ya no quedan dudas que esta decisión de incrementar los gastos por servicios bancarios que toca a millones de españoles debería darle un empujón a la tarjeta de prepago.

El aumento de las comisiones cobradas por servicios bancarios reposa sobre la idea de la seguridad proveída por la cuenta en banco.

Si en el 17 de octubre la BBVA ha subido un 25% la comisión de la cuenta corriente a clientes no rentables, es decir, aquellos que no están vinculados, la institución ha informado a sus usuarios que tendrán que para 60€ al año por tener una cuenta abierta. Si bien esto no afecta a los usuarios vinculados, es decir estos cuya nómina domiciliada en el banco sea igual o superior a 600€, o la pensión mínima del cobro de desempleo – junto a ello exige usar una tarjeta del banco, de crédito o de débito en un promedio de 7 veces por trimestre – esto afectará a los pequeños usuarios y lo menos abastados de los clientes.

El director del gabinete de inversión y finanzas de Valencia, Marcos W. Bilbao estima que los primeros afectados por estas medidas serán justamente estos que no tienen otra opción que no sea la cuenta de servicios básicos del banco. El argumento que los bancos españoles cobran estas tasas «principalmente para la contabilización de pagos y ingresos a parte del monitoreo  continuo de las cuentas de manera a securizar las  operaciones y proteger dados personales» es erróneo, sobretodo sabiendo que los bancos siguen beneficiarios. El apunta al hecho que los bancos españoles estén sentados sobre un recurso de lucha de 150 miles de millones de depósitos en perspectiva, depósitos no remunerados.

Existen hoy en día alternativas al banco clásico, algunas incluso muy baratas y accesibles a todos. Muchas de ellas con cobros anuales bastante inferiores a lo de los bancos. La cuenta no bancaria y la tarjeta de prepago entre ellas.

Con esta nueva tasación disfrazada el medio bancario viene empujando lentamente y seguramente un número cada vez más grande de gente a nuevas formas de bancarización, tales como el prepago y cuentas no bancarias. El dinamismo de este sector cada vez más competente y competitivo ha cambiado las reglas del juego. Una cuenta de servicios básicos sin gastos mensuales por no más que 40€ anuales, incluyendo todas las funcionalidades de un banco clásico.

El ahorro puede ser substancial caso esta cuenta de tarjeta no involucre gastos mensuales o de inactividad. Siguiendo la aparición de la banca sin nómina online como ING, el imperativo del banco clásico se convierte en hábito más que en necesidad.

La tarjeta de prepago asociada a una cuenta si nómina como Veritas,  Viabuy o Spark ofrece datos bancarios internacionales y todas las funcionalidades básicas de un banco clásico, es decir débito y pago de facturas automáticos, transferencias nacionales e internacionales, remesas de dinero, depósito y retiradas de dinero en los cajeros automáticos, a parte de compras en negocios o tiendas virtuales. Lo único que las distingue de las cuentas bancarias convencionales es que estas últimas proveen créditos y descubiertos, mientras las primeras operan solamente con los fondos depositados.

Un banco también hace circular y opera con metálico, mientras las cuentas no bancarias asociadas a tarjeta de prepago operan con moneda electrónica, es decir que el importe depositado figura como crédito en una tarjeta. Este crédito siempre podrá convertirse en efectivo mediante una operación de retirada en un cajero electrónico, o al revés, que el efectivo se convierta en crédito mediante la compra de un cupón de recarga.

Cada compañía emisora de tarjetas de prepago opera con sus proprios cupones, y agencias como PCS o transcash, mientras otras aceptan muchos cupones distintos, también estos emitidos por terceros. A parte de esto estas tarjetas de prepago pueden recargarse mediante transferencia bancaria (enviándose el dinero al número de cuenta no bancaria – IBAN/BIC) o tarjeta de crédito convencional.

Desde el punto de vista del cliente son pocas las diferencias. Tanto en un banco convencional como en una cuenta de tarjeta de prepago debe depositar dinero antes y luego efectuar las operaciones que desea. Es posible que la cuenta electrónica le sea final de cuentas ventajosa en el sentido que no permite descubiertos y luego no podrá contraer deudas. Al mismo tiempo la empresa emisora ya no tiene lo que perder y obtiene sus ganancias justamente con el uso de la tarjeta, luego ofrecerá un máximo de servicios, es decir, todas las funcionalidades de una tarjeta de crédito VIP, de gama superior.

El cliente menos abastado podrá de paso olvidarse de la cuenta bancaria de servicios básicos que le da el banco a su pesar y aún pasará a cobrar más caro que a todos los demás, a la cuenta VIP profesional… Sin comprobantes de ingresos o riesgo de rebasamiento presupuestario, con un poco de búsqueda encontrará esta tarjeta personalizable, esta que podrá presentar con el nombre de su negocio o actividad.

Extranjeros en tránsito, autónomos y jóvenes, o mismo morosos listados en la ASNEF ya no serán tratados como parias por el sistema bancario. Ya decía un dicho toledano, «si no tratáis bien a vuestros clientes, alguien más lo hará».

Hemos establecido un comparador en lo cual estudiamos las diversas cuentas no bancarias y tarjetas de prepago para tratar de descubrir cual es la más ventajosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *