Noticias

¿Alquilar un coche con una tarjeta de prepago?

Una novedad en los medios de pagos tales como las tarjetas de prepago suscita muchas preguntas.

Una de ellas es un asunto recurrente entre nuestros lectores,  el tema de la locación de vehículos mediante tarjeta de crédito prepago. El alquiler de coches como Hertz, Avis, Rentacar, Sixt… todos sufren del mismo recelo: lo de proteger el coche que alquilan, lo que es legítimo.

En cuanto a nosotros consumidores, siempre encontramos más correcto usar una tarjeta de prepago para pagar el alquiler, puesto que de esta manera nos aseguramos que, algunas semanas tras haber devuelto un vehículo, no se nos debite más dinero de nuestras tarjetas y que el alquiler no nos cueste más de lo esperado.

Los alquiladores de coches por lo tanto esperan:

  1. Cubrirse por el pago del alquiler
  2. Cubrirse ante accidentes y el pago de la franquicia
  3. Cubrirse en sus gastos de combustible
  4. Cubrirse en los gastos de superación del kilometraje diario
  5. Cubrirse contra robos y deterioración de sus vehículos

En cuanto a los gastos de locación, todas las tarjetas de prepago se parecen, bastando para tanto disponer del importe necesario en la tarjeta.

En cuanto a los gastos en la gasolinera, sin embargo, ya nos ha pasado a todos devolver un auto con el tanque mitad vacío y la esperanza que el alquilador no nos facture el precio máximo, ya que todos exigen que se devuelva el auto con el mismo nivel de combustible que en el momento de la restitución.

Si el auto fue alquilado mediante una tarjeta de crédito convencional, le bastará al alquilador debitar de la tarjeta el equivalente del pago de gasolina.

En caso de pago con tarjeta de prepago, el alquilador se ve limitado y suele pedir una preautorización de 20 a 30% de la suma de su alquiler. Tal monto no será debitado sino unicamente reservado para el caso en lo cual el coche sea devuelto con el nivel de gasolina abajo de lo esperado.

Notad por favor que las tarjetas emitidas especialmente para el juego en línea o emitidas por prestatarios exóticos serán mal aceptadas por los alquileres. Mejor optar por tarjetas serias, emitidas por emisores confiables.

En cuanto a cubrirse los costes relacionados a la superación de la cuota de kilometraje , la mayoría de los alquileres de coches ya se hacen en base de kilometraje ilimitado, pese a estos que siguen imponiendo límites de kilómetros diarios.

Otra vez, caso usaste una tarjeta de crédito convencional, bastará al alquilador que debite el montante de la tarjeta. En caso de tarjeta de prepago, el alquilador suele pedir una preautorización para débitos futuros de 20 a 30% del monto del alquiler.

Como para el caso de la gasolina, esta suma preautorizada no será debitada, sino unicamente reservada caso el cliente devuelva un auto que superó el kilometraje diario permitido.

De hecho el grande problema empieza en cuanto a cubrirse y protegerse de los robos, quiebra de parabrisas y degradación del vehículo.

La grande mayoría de las tarjetas de crédito convencionales incluye un seguro, de lo contrario el alquilador podrá todavía debitar de la cuenta de su cliente la franquicia de accidente sin su autorización.

Y ahí está, las tarjetas de crédito prepago no ofrecen seguros contra accidentes de tráfico, y los importes disponibles en las tarjetas suelen ser a menudo inferiores a la cuantía de la franquicia.

¡Cuidado! los paquetes de seguros ofrecidos por algunas tarjetas aún no están bien elaborados, la mayoría entre ellos no cubren los daños resultantes de alquileres de vehículos.

Esta es la razón que explica porque los alquiladores rechazan el alquiler de coches a portadores de tarjetas de crédito prepago.

Existe todavía una solución para esto también. Basta suscribirse al seguro completo ofrecido por el alquilador. Esto lo hará aceptar de buen grado una tarjeta de prepago.

Por fin, para que podáis alquilar autos con vuestras tarjetas de crédito prepago durante cualquier viaje, (estáis invitados a Toledo incluso, el hecho de alquilar un coche por allí, vos hará la vida más confortable), necesitáis:

  1. Disponer de la cuantía total en vuestra tarjeta
  2. Añadir a esto de 20 a 30% más a este monto para cubrir eventuales gastos de gasolina o de exceso de kilometraje
  3. Suscribir al seguro completo propuesto por el alquilador. (Sobretodo considerando la manera con la cual la gente maneja hoy en día… o en países extranjeros donde la cultura del manejo o la agresividad en el volante suele ser distinta)

Si contáis alquilar coches regularmente con vuestra tarjeta de prepago, elegid una tarjeta de techo elevado, y sobretodo emitida por un prestatario europeo.

 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − 9 =