Mejor banco para autónomos - cuenta para autónomos Noticias

Como abrir una cuenta bancaria de inmediato, en cualquier circunstancia incluso fichado moroso con una tarjeta de crédito prepago

Un producto muy interesante viene auxiliar a todos los morosos, los fichados en ASNEF o la Rai, todos estos a quienes el simple hecho de tratar de abrir una cuenta bancaria se transformó en un estorbo.

Lo que pasa es que hoy en día existen tarjetas de prepago que ofrecen servicios bancarios básicos, sin bancos. Uno puede desde ya domiciliar sus pagos mensuales y administrar su cuenta online, o mismo retirar y depositar dinero en su cuenta como si estuviera en un banco.

Además estas tarjetas son de hecho monederos electrónicos, o sea son el medio más seguro que existe hoy en día para circular con dinero en la calle, puesto que en caso de extravío o robo podrá ser bloqueada y su importe asegurado. Esto significa que uno podrá tener su saldo transferido hacia una nueva tarjeta equivalente de manera muy sencilla, lo más de las veces sin que se le cobre comisiones.

Uno a quien por cualquier razón se le rechazó la posibilidad de acceder a una tarjeta de crédito convencional y a quien se ha rehusado en consecuencia los servicios proveídos por una tarjeta, tales como comprar por internet, caminar por calles con lo mínimo necesario y no cargar metálico en los bolsillos, retirar efectivo en los cajeros y todas las demás facilidades proporcionadas por una tarjeta de crédito o mismo de débito, en general debido a problemas de falta de organización o por constar en el fichero de los morosos, incluso por ausencia de antecedentes de crédito o por cualquier otra razón… Que sepa él que hoy en día existen tarjetas de crédito prepago que ofrecen todas las funcionalidades de un tarjeta de crédito convencional VIP sin exigir justificativos de ingresos.

Existen sin embargo diversas empresas proveedoras de monederos electrónicos que funcionan con cuentas no bancarias. Las más dinámicas son Neteller y VERITAS por no exigir comprobantes solvencia o justificativos de ingresos, ni antecedentes para cualificar un cliente.

Entre nosotros, tampoco les hace falta, puesto que el producto financiero con lo cual trabajan es llamado de crédito prepago, lo que significa que uno puede operar dentro de los límites de los importes de su tarjeta – importes previamente depositados. Los servicios funcionan como para las demás tarjetas de crédito. Visto que no ofrecen créditos en el sentido propio del término, cualquier comprobante se hace redundante.

De hecho sus exigencias son que uno deba tener más de 18 años de edad. Además, estas tarjetas vienen limitadas por defecto, y para desbloquear todos los servicios y techos uno tiene que presentar la copia de un DNI y un justificativo de residencia.

Tarjetas monedero de cuenta no bancaria

A comprender lo siguiente, como lo hemos dicho hace rato: una tarjeta monedero se llamada tarjeta de crédito prepago por ofrecer todos las funcionalidades que ofrece una tarjeta de crédito, por operar y parecerse completamente a una tarjeta de crédito convencional.

Estas tarjetas de prepago por su parte no están vinculadas y no ofrecen líneas de crédito o fondos. Esto significa que no cobran intereses ni prestan dinero, ni tampoco debitan fondos de una cuenta bancaria, o siquiera están vinculadas a cuentas bancarias. Las tarjetas de crédito prepago son los servicios de una tarjeta VIP y una cuenta no bancaria aplicados a una cuantía determinada y depositada de antemano por el cliente.

Cuando llegue el momento de eligir una empresa proveedora de servicios bancarios prepagos conviene tener en mente los datos siguientes:

Estas compañías ganan dinero cobrando comisiones por sus servicios, o cobrando mensualidades tipo «paquete de servicios». Cuando venga el momento de comparar los que cobran las unas y las demás, conviene huir de estas que tienen costes mensuales y suelen incluso cobrar todo de una sola vez.

Cada compañía publica sus comisiones en un contrato online con su propia lista de costes. Los costes comunes incluyen en general:

  • Coste mensual
  • Coste de inactividad
  • Comisiones por retiradas en cajeros automáticos
  • Comisiones por conversión de divisas
  • Envío de una tarjeta adicional en caso de extravío
  • Consulta de saldo por SMS u otras consultas

Las condiciones generales de uso o de venta suelen ser bastante largas como para cualquier producto financiero, y a menudo se presentan en inglés. Contienen muchos párrafos y entrelineas… nuestro consejo pese a esto es que los leáis.

La tarjeta de crédito prepago es para todos.

Mismo estando en una situación financiera de carácter dudoso que vos haga sentir excluidos, convirtiendo el acto de una simple compra online con descuento en una batalla. La solución en vuestras manos, una tarjeta monedero, que ofrece incluso todo tipo de descuentos cashback. Trátase de la mejor y más práctica manera de convertir metálico en plástico, para comprar por internet, o convertir plástico en metálico, recibiendo pagos, cheques y transferencias para luego retirar el efectivo en los cajeros electrónicos.

La tarjeta VERITAS por ejemplo ofrece de manera automática y sin condiciones a todos sus clientes los descuentos de la línea Priceless de MasterCard. Tarjetas como estas, verdaderas cuentas no bancarias permiten el pago de facturas online, la administración de una cuenta no bancaria, aplicativos móviles, y avisos por SMS y correo electrónico.

Un tarjeta de crédito prepago con cuenta no bancaria puede cargarse de diversas maneras, y opera con el importe añadido. Desde efectivo, pasando por transferencias bancarias, depósitos, o cupones de recarga disponibles en cualquier estanco o kiosko.

La atención al cliente puede cambiar muchísimo según las empresas. Lo mejor es un centro eficiente de atención al cliente por correo electrónico que por teléfono, ya que lo escrito se queda.

Hemos establecido un comparador con todas las tarjetas y tratamos de comprender en qué son distintas las unas de las otras.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 − three =